sbloom: (heart <3)
[personal profile] sbloom

xq era justo y necesario... con todo mi cariño para Twinie

 


se q me demoré muchisimo.. pero aki esta x fin! es q en si me falta corregir.. y raramente ... corregir me lleva mas tiempo q escribir!!

Cap 7

-no sabias que conocías a nuestra nueva princesa… Nino…- Sho lo dijo en forma divertida mientras se sentaba al lado de Nana y cogia otra galleta

- Sho- kun deja de molestar a Nana- era Aya quien se paraba y Nino cuando vio la situación hizo sentar a Aya y miró de una forma a Sho que este comprendió y se sentó.

-¿como te va con tu trabajo Nino?

- en esto estábamos, hablábamos de cómo podemos hacer este proyecto con Aya chan, cuando encontramos a Ren-san

- puedes llamarme Nana si lo deseas- dije Selina mientras le sonreía amablemente,  la verdad le caía bien el amigo de Aya-

- ¿entonces yo también puedo llamarte así?- Nana trató ignorarlo y siguió tomando su jugo de naranja.

 

Después de una media de conversar tranquilamente, o mejor dicho de oír la conversación entre Nino y a Aya que les contaban acerca de su proyecto que era hacer un cuento para niños, tenían muchos ideas, cada una era mas loca que la anterior pero hacían reír a Sho y a Nana, que trataban de seguirlos la verdad es que Aya tenia un carácter tan alegre que hacia reír a quien sea y Nino tenía unas reacciones que eran aun peores, tenia unos gestos que cualquier persona podría reírse con estos..

 

-¡¡¡Nino!!! Tenemos que escribir todo! tenemos que irnos… demo... etto... –y miró a Sho fijamente no quería dejar a su amiga junto a él

- vamos – dijo Nino jalando a Aya sin tomar en cuenta que Aya hacia lo imposible para soltarse-

- ¡no te preocupes! Yo protegeré a Ren-san- y lo dijo todo seria que desconcertó a todos

- aunque te esfuerzas no creo que te crean Sho-kun- dijo el pequeño dándolo palmaditas en la cabeza provocando las risas de todos.

 

-nos vemos en la casa Aya-chan- dijo Selina cogiendo todas sus cosas y saliendo de la cafetería y mirando con desconfianza a Sho.

 

-         ¿no me dejarás acompañarte?

-         Solo si no hablas- y la verdad es que lo dije por decir…

 

Y su caminata fue silenciosa, Selina se moría por hablar pero ella era la que había dicho que no hablaran, así que tendría que callarse, había algo en Sho que le atraía pero a la vez algo de miedo, le parecía un chico muy ligero, pero a la vez le atraía mucho, pero no quería darle cuerda a lo que sentía, ya había tenido una oportunidad para dar rienda suelta a todo lo que sentía y sabía como había terminado, suspiró, porque recordó a Ethan por un momento.

 

-ya llegamos – dijo Sho y es que Nana ni se había dado cuenta por tanto divagar en sus pensamientos.

 

La verdad Sho sentía que podía haber perdido la oportunidad de algo cuando vio a Nana entrar a su edificio así que pronunció una frase:

 

-tal vez me puedas aceptar una salir conmigo, una cita.

 

La verdad el no estaba acostumbrado a eso ni con Haruka había pedido eso, y después de ella no había tenido la necesidad de pedirlas, las chicas se le acercaban y el solo tenía que aceptar, pero con Selina era diferente, ella no era como otras, ella en cierto modo no caía ante sus encantos, como el estaba acostumbrado, pero también era lo que le atraía de ella, y sentía que podía haber algo mas que gusto en todo lo que sentía por ella, aunque no sabía que era, era algo distinto a lo que alguna vez sintió con Haruka, pero a la vez sentía que era algo muy fuerte. La miró esperando la respuesta, podría ser que era una negativa, pero Selina lo miró y se sonrojó, la verdad es que la había parecido tierno el gesto, si Sho hubiera podido verse a si mismo y ver como pidió la cita lo habría comprendido.

 

Sonrió  y cerró la puerta

 

Tal vez no sería lo mejor pero en el fondo ella quería aceptar.

 

Selina andaba en sus divagaciones mientras trataba de repasar algunas apuntes de clase, cuando llegó Aya, que trató de adivinar lo q pasaba.

 

-¡¡¡Nana!!!, vamos dime! luces distinta… radiante!

- ehhh, no, no es nada

-espero que no tengo nada que ver con Sho-kun

- ¿porque dices eso?- dijo sonrojándose a mas no poder

-¡¡¡si tiene que ver con eso!!! Nana! No, él no es un chico que valga la pena, lo digo porque soy amiga de Kazunari-kun y por él he podido observar que Sho siempre toma las chicas a la ligera, no Nana, vas a terminar como un juego mas de él- y todo lo que decía lo decía con una cara de tristeza porque realmente se preocupaba por su amiga.

- no se que decirte, pero te prometo que me cuidare y no me fiare de él ¿esta bien?

 

Aya la miro fijamente y la abrazó

 

-¡Nana! No quiero que sufras ni un poco, cuando viniste aquí tenías esa cara de que querías cambiar, tenías esa cara triste, ahora ya estás un poco mas animada no quiero que por esa persona dejes de sonreír como la haces últimamente.

 

Nana se enterneció con esto y le correspondido a su abrazo y no pudo evitar que unas cuentas lagrimas cayeran en su rostro.

 

-muchas gracias Aya-chan-

 

Esta era la escena cuando alguien abrió la puerta, era Ryo, que se incomodó con la escena que veía porque sentía que no tenía nada que ver en ella, y las chicas se incomodaron más con su presencia, y sobre todo Aya, para la cual no había sido agradable su último encuentro.

 

-¿como entraste?- dijo secamente

-la puerta estaba abierta- dijo mientras trataba de no mirarle a la cara

 

Y la verdad con lo despistada que era Aya fácilmente podía haber dejado abierta la puerta, además que el portero si le podía haber abierto la puerta principal, daba la casualidad que en mismo edificio vivían algunos amigos de él, y siempre se reunían.

 

-¡ay! ¡Me olvidé comprar algunas cosas para la cena!, creo que tengo que irme, - dijo inmediatamente Nana porque se dio cuenta que esos dos tenían algo que hablar, al parecer no se habían visto desde ese pequeño incidente donde Aya casi si atraganta.

 

Selina salió a comprar algunos alimentos que les faltaban, pero se dio cuenta que no había llevado algo con que abrigarse, y estaba corriendo viento, lamento el hecho y se froto los brazos, sentía frio y sentía confusión, a pesar de lo que le había dicho Aya ella sentía que, debía aceptar, pero también sentía que no se debería dejar llevar totalmente por su corazón ya le había ido mal en eso, ya había terminado de comprar algunos alimentos y estaba dispuesta a regresar y ya sabía la respuesta que iba a dar, así que apresuró el paso porque quería contarle a Aya su decisión, pero cuando estaba subiendo la escalera, escuchó voces así que se quedo unos escalones antes de llegar a su piso.

 

-espero que te haya gustado lo que te traje para que comas.

-etto, si está bien, arigatou- dijo sonrojándose- demo, ¿porque lo haces? ¿Porque me trajiste esto?

-solo comelo ¿está bien?- dijo, al parecer los dos eran tan cobardes para aceptar sus sentimientos, pero había una persona es la escalera que se podía dar cuenta de esto.

-Aya…

-¿dime?

-gomen, por el otro día, lo que menos quiero es que te pase algo

-daijobou… no pasó nada vez, sigo igual de saludable – dijo mientras enseñaba su mas grande sonrisa

-Aya…quería decirte algo…

-¿dime?

-no se desde cuando… pero yo

- ¿que pasa?

- creo que me gustas- Aya se quedó pasmada y fue el momento perfecto para que una de las bolsas donde llevaba las bolsas de ramen se le cayeran a Selina, Aya y Ryo voltearon a donde estaba ella, por mas que estuviera cerca, no se habían dado cuenta de su presencia.

 

-me tengo que ir- dijo Ryo rápidamente bajando las escaleras rápidamente, al parecer le había costado tanto decir esas palabras y que lo escuchara otra persona que no fuera Aya, no estaba dentro de sus planes.

 

Mientras comían lo que Ryo había traído, unos cuantos dulces, Aya le conto la historia de ellos, aunque no había mucho que contar a pesar de todos los años que se conocían, pero al parecer a Aya no le era indiferente, pero su relación como Selina pudo observar esa una de esas relaciones donde las dos personas tenían carácter fuerte, donde tenían mucho que discutir, pero a la vez mucho que compartir.

 

*

 

La película no era tan buena como la imaginó, pero al fin y al cabo estaba en una cita con Selina. Al final había accedido y se lo había dicho en la clase de literatura donde Sho casi siempre se dormía, pero al decirle que aceptaba la cita, no pegó un ojo en toda la clase.

 

Sho por otra parte, era como que nuevo en el asunto, nunca había llevado una chica al cine, aunque resultara extraño, iba al cine solo, o con sus mejores amigos, no tenía necesidad de llevar a una chica al cine, siempre podía encontrarlas o en fiestas o en su departamento, no tenía necesidad de citas

 

Pero Nana era distinta, y cuando la veía de reojo podía ver lo linda que era cuando reía con la película, al final elegir una comedia, no había sido mala idea. Derrepente sentía ganas de abrazarla y besarla, y lo primero lo hizo muy despacio y Selina aceptó esto, mas cuando la quiso besar, Selina se alejó, ella realmente pensaba en las palabras de Aya y aunque ella quisiera ese beso, sentía que podía estar cayendo en una plan de él.

 

Después de la película fueron a comer helados, y aunque el ambiente se tornaba incomodo, por el intento de beso de Sho. trataron de cruzar palabras, pero al parecer no estaban de suerte, porque una de las amigas de Sho también tuvo la idea de comer helados, además que estaba con otra amiga.

 

-Sho-kun- dijo la chica mientras la dedicaba una de las más grandes sonrisas, ignorando a Selina completamente

-Megumi-chan- dijo Sho mientras pensaba que era lo peor para su cita. Y ahí fue cuando Megumi se dio cuenta de la presencia de Selina y le dedicó una fría mirada
-bueno, hablamos luego, ya tienes mi número- mientras le guiñó un ojo.

 

Y si ya estaban incómodos, la situación se puso aun mas incomoda.

 

-vuelvo- dijo Selina tomando sus cosas y llendo a los servicios, la verdad es que solo no quería ver a nadie y se encerró en unos de los baños, hasta que escuchó una voz que se la hizo familiar.

 

-será la nueva amiga de Sho-kun, al parecer no es de aquí verdad?, pero bueno, siempre Sho buscando nuevo mercado- dijo Megumi mientras se reía- pero no importa sabes, yo se que no la toma en serio, como no me tomó en serio tampoco, pero espero que alguna vez me llame otra vez.

 

Y siguió hablando contando a su amiga como era Sho, que lo había conocido en una fiesta y de que era un chico que le atraía mucho, aunque tuviera una fama que ella misma pudo comprobar.

 

Cuando terminaron de hablar, Selina se sentía muy sonsa de estar ahí, así que cuando Megumi y su amiga salieron de los servicios, Selina lo hizo también, pero también de la heladería, sin que Sho se diera cuenta, pensando para ella misma que no debería hacer caso a su corazón, mientras caían unas lagrimas de decepción.

 

May 2009

S M T W T F S
     12
3456789
1011121314 15 16
171819 20212223
24252627282930
31      

Most Popular Tags

Style Credit

Expand Cut Tags

No cut tags
Page generated Sep. 22nd, 2017 06:06 am
Powered by Dreamwidth Studios